Frase aleatoria de Mundodisco


martes, diciembre 12, 2006

Fabricio Peláez, ingeniero en fontanería

#include <standard disclaimer>
- No tengo nada contra los fontaneros en concreto ni contra ninguna otra profesión, y la elección de un fontanero como protagonista ha sido motivada simplemente porque era una profesión bastante apropiada para el estilo que quería darle a la obra.
- Esta obra está vagamente inspirada en un texto que leí hace tiempo que se llamaba "If architects had to work like programmers", que data por lo menos de 1997, y cuyo autor desconozco.
- Ninguno de los (dos) personajes que aparecen en la obra son, ni tienen parecido alguno, con personas reales, y si lo tienen es por purita coincidencia. De verdad.

FABRICIO PELAEZ, INGENIERO EN FONTANERÍA
(o "¿Y si los fontaneros tuvieran que trabajar como los ingenieros?")

- Tragicomedia en dos actos -

PRIMER ACTO

[La escena, en una habitación pequeña y con pocos muebles. Suena un teléfono. Vemos aparecer a un hombre con un mono azul (Fabricio Peláez), que corre apresurado hacia el mismo y lo descuelga]

Fabricio Peláez: Fabricio Peláez Fontaneros, ¿dígame?
Cliente: [Voz en off] Buenos días. Verá, quería saber si podría usted arreglarme el lavabo.
FP: Bueno, supongo que sí, ¿qué le pasa?
Cliente: Pues que tiene un problema, que no va bien.
FP: ¿No podría ser un poco más específico?
Cliente: ¡Caramba! Ya le he dicho bastante, hombre. ¿Y usted se llama fontanero? Bueno, ¿cuánto tiempo tardará en arreglarlo? Es que necesito saberlo a priori para planificar mi tarde y presupuestar cuánto voy a pagarle.
FP: Pues como no me diga un poco más concretamente lo que le pasa, no sé...
Cliente: ¿Más concretamente dice? ¿AÚN más? Bueno, no se preocupe, ya llamaré a otro fontanero, buenos días.
FP: [Visiblemente nervioso] No, no, espere... ehm... no sé... si es un lavabo... pues pongamos... ¿dos horas?
Cliente: De acuerdo, dos horas me parece bien, tiene usted desde las 17:39 hasta las 19:39 de esta tarde.
FP: Pues nada, allí estaré... supongo.

[Fabricio cae derrumbado sobre una silla que hay junto al teléfono con expresión de resignación. Telón]

SEGUNDO ACTO
Cuadro primero

[Se ve una casa bien amueblada y lujosa, con cuadros que hasta parecen auténticos y varias puertas al fondo, todas cerradas. Suena un timbre y por una de las puertas del fondo aparece el Cliente, elegantemente vestido]

Cliente: Buenos días, usted debe ser Fabricio Peláez, ¿no?
FP: Pues sí, soy yo.
Cliente: Pase, pase... sígame, por aquí.

[El Cliente conduce a Fabricio hasta una habitación a la que se accede por la izquierda de la escena. La habitación es muy pequeña, y solamente tiene, en medio, una mesita baja]

Cliente: Bueno, pues aquí tiene el lavabo.
FP: Eeehhmm... esto es una mesa.
Cliente: No, es un lavabo, se lo digo yo.
FP: Es que... es una mesa.
Cliente: Mire, el decorador me dijo que es un lavabo, así que por lo que a mí respecta, es un lavabo.

[Fabricio mira la mesa desconcertado]

Cliente: Bueno, pues como comprenderá, necesito que de este lavabo de aquí salga agua fría y caliente, y tiene usted dos horas como habíamos quedado, así que ya está tardando en empezar.

[El cliente sale de la habitación y desaparece por otra de las puertas del fondo]

FP: Pues nada... a ver cómo convierto yo esto en un lavabo en menos de dos horas...

[Cae lentamente el telón mientras Fabricio empuja la mesa hacia el fondo de la habitación, como queriendo quitarla de enmedio]

Cuadro segundo

[En la habitación donde antes estaba la mesa hay, adosado a una de las paredes laterales, un lavabo. Fabricio lo mira con expresión sonriente y satisfecha, y justo en ese momento aparece el Cliente]

Cliente: ¿Y esto qué es?
FP: El lavabo, como usted quería. He tenido que ir a buscarlo, elegirlo, pagarlo, comprar veinte metros de cañerías para poder traer el agua hasta aquí, instalarlas, abrir los agujeros pertinentes... pero ya está. Un lavabo perfectamente funcional, con agua caliente y fría y hasta un soporte para el jabón.

[Fabricio coge orgulloso el soporte para el jabón y se lo enseña al Cliente]

Cliente: Esto no es un lavabo.

[Fabricio se pone de todos los colores]

Cliente: Ah, no, espere, ya sé lo que pasa. Yo lo que quería era una bañera... qué rabia, siempre confundo esas dos palabras... Bueno, da igual, seguro que con todo lo que ha hecho ya no le importa tirar el lavabo y poner la bañera, que es casi lo mismo. Además ha sido problema suyo, que no se enteró bien de lo que le dije. Menos mal que reservé una hora más de mi tarde para usted por si acaso la pifiaba, que si no...
FP: [Visiblemente enfadado] Aquí no cabe una bañera.
Cliente: Lo siento, pero ése no es mi problema. Usted aceptó el trabajo en su momento, así que ya puede ir poniendo aquí la bañera. Además, bastante he hecho con darle una hora más. Si es que estos fontaneros se quejan de vicio...

[El Cliente se va por la misma puerta de antes, dejando a Fabricio solo con el lavabo]

FP: ¡Oh! Y ahora, ¿quién podrá defenderme?

[Cae el telón]

Cuadro tercero

[Como era de esperar, el lavabo ya ha desaparecido y en su lugar se encuentra una bañera reluciente, con su mampara y todo. Fabricio se sacude las manos satisfecho del trabajo realizado, cuando vuelve a entrar el Cliente.]

FP: Pues nada, aquí tiene usted su bañera.
Cliente: Vaya, a mí me habría gustado más en la otra esquina de la habitación, y en azul en vez de blanca. Y siempre dije que si tuviera una bañera me gustaría que tuviera hidromasaje. Y la mampara es un poco pequeña. Y el grifo no es exactamente cómo yo lo había imaginado. Pero bueno, qué le vamos a hacer, ya déjela como está.
FP: Bueno, pues me alegro de que le guste, ¿eh?.
Cliente: Entonces a ver... son doce euros por dos horas de trabajo, porque no pensará usted cobrarme la que ha tardado de más por no haber entendido lo que le pedí, ¿no?. Y además soy generoso, porque ni siquiera le cobro todo lo que ha gastado de luz y de agua para poner la bañera.
FP: Pero, ¿y el precio de las cañerías? ¿y el lavabo? ¿y la bañera? ¿y...? Bueno, da igual, déjelo, con tal de irme de aquí no me importa. Vengan esos catorce euros.
Cliente: Hala, aquí los tiene, buenos días.

[El Cliente le da el dinero a Fabricio y le señala la puerta. Fabricio recoge sus cosas y se va despacito, y justo cuando está abriendo la puerta para irse, el Cliente le llama de nuevo]

Cliente: ¡Oiga! Una cosa, que me había olvidado... es que verá, el grifo de la cocina tiene nosequé problema o algo, y además el agua no sale justo a la temperatura que a mí me gusta... Y total, como a usted esto le gusta seguro que no le importa mirármelo en un momentito, ¿verdad? Sin cobrarme nada, claro, que bastante dinero se me ha llevado ya hoy, ¿eh?
FP: [mirando al público] ¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ NO ESTUDIÉ BIOLOGÍA, COMO ME DIJO MI PADRE?

[Se derrumba y comienza a llorar desconsolado. Cae definitivamente el telón]

1 comentario:

SyN dijo...

como ya te dije
xDDDD
SyN.