Frase aleatoria de Mundodisco


domingo, junio 26, 2005

Grandes descubrimientos

Para celebrar que ahora Blogspot, Blogger o como quiera llamarse deja subir imágenes por las buenas (ya era hora, que el Hello era muy útil pero era un coñazo) y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, voy a hablar un poco de dos de mis más recientes obsesiones.

DARWINIA

Darwinia es el juego que, aunque suene un poco exagerado, me ha hecho volver a creer de verdad en lo divertido y envolvente que puede llegar a ser un juego de ordenador sin necesidad de mover chorrocientos millones de polígonos ni de tener cinemáticas fotorrealistas ni campañas de publicidad carísimas. Antes que nada, un aviso: es un juego un poco (o incluso muy) friki. A grandes rasgos, el objetivo del juego es salvar a un grupo de sprites en 2 dimensiones del ataque de virus que ha infectado el mundo 3D en el que viven. Con la ayuda del doctor que creó el susodicho mundo digital deberás aniquilar a los virus que, en sus diferentes formas (desde pequeños "gusanos" que se arrastran hasta Centipedes voladores y arañas), pretenden terminar con los pequeños Darwinians y robar sus almas (sí, habéis leído bien, sus almas). Si hubiera que encuadrarlo en un género, el juego quizás sería de estrategia en tiempo real, aunque con elementos de acción (tú manejas a las escuadras y decides dónde disparas), de God-game (al estilo de Black & White), de arcade clásico (por Dios, hay virus con forma de Centipedes), ...
Quizás un buen test para saber si eres lo suficientemente friki (arrgh, qué poco me gusta esa palabra, ¿nadie tiene una que suene mejor en castellano?) es ver si la siguiente imagen te evoca algo. Es una de las múltiples intros que tiene el juego (otra es, por ejemplo, el juego de la vida de Conway con Darwinians).


Definitivamente, un juego que merece muchísimo la pena y que no tiene ni la mitad de la fama y el reconocimiento que merece. Para más información (y otras muchas cosas), la página oficial del juego.

SPACED


Quizás sea un poco pronto para coronarla como una de las mejores series de todos los tiempos (aún no se ha hecho la tercera -y última- temporada), pero ciertamente Spaced va camino de ello. Es una de esas cosas que me hacen pensar en el efecto mariposa (o, al menos, en mi propia interpretación del mismo, que viene a decir que hay hechos que en su momento resultan insignificantes pero que pueden acabar dando lugar a consecuencias completamente inesperadas y preferiblemente agradables): Si no hubiera conocido el Monkey Island, no habría oído hablar de Ron Gilbert. Si no hubiera oído hablar de él, por supuesto no conocería su weblog. Si no hubiera conocido el weblog de Ron Gilbert, no habría oído hablar de Shaun of the Dead. Si no hubiera oído hablar de Shaun of the Dead, no habría oído hablar de Spaced. Por tanto, podría decir que conozco Spaced gracias a Guybrush Threepwood... qué cosas tiene la vida...
Pues a ello, que me desvío. Spaced es una serie de los creadores de Shaun of the Dead (o más bien Shaun of the Dead es una película de los creadores de Spaced) que trata, al menos en principio, sobre un par de quasi-treintaañeros ingleses que deciden irse a vivir juntos sin apenas conocerse tras dejarlo con sus respectivas parejas. Un él y una ella, por más señas. La serie está llena de diálogos deliciosos, de referencias a clásicos del cine como El resplandor o La guerra de las galaxias, de momentos que sin duda acabarán siendo clásicos (no citaré ninguno en concreto por no destriparos nada, pero son fácilmente reconocibles, jejej), de personajes absolutamente carismáticos y desternillantes... llena de genialidad, por resumirlo en una palabra. Hacía mucho, mucho, mucho tiempo que no me gustaba tanto una serie. De hecho, no recuerdo ninguna serie (Monty Python's Flying Circus no se considera una serie en el sentido estricto de la palabra) que me haya gustado tanto. Se admiten donativos para comprármela en devedé :).

1 comentario:

Wallabie dijo...

Sólo tengo una cosa que decir:

-UUUOOOOOOOOOOOOHHHHHH!!!!

-OH, SHIT!!!!